27 sept. 2013

Como una carretilla de pedruscos
 cayéndole en la espalda,
 vomitándole su peso insoportable,
 así le cae el tiempo a cada despertar.