10 mar. 2016

Me satisface la derrota, porque secretamente me sé culpable y sólo puede redimirme el castigo. Me satisface la derrota, porque es un fin y yo estoy muy cansado. Me satisface la derrota, porque ha ocurrido, porque está innumerablemente unida a todos los hechos que son, que fueron, que serán, porque censurar o deplorar un solo hecho real es blasfemar del universo.